Vi a Dios cara a cara y fue transformado mi ser, Pstr. Norberto Martínez